Regístrese Buscar F.A.Q. Lista de Miembros Grupos de Usuarios Conectarse  
Responder al Tema Claves para mejorar pronóstico de trombosis cerebrales
Ir a página Anterior  1, 2
ale
Habitual del Foro
Habitual del Foro

Registrado: 21 May 2006
Mensajes: 64
Ubicación: argentina
Responder citando
hola a todos no he leido en algun lugar del foro que existe un analisis de sangre , no recuerdo el nombre era protombina con unas letras y numeros que marcaba la posibilidad de tener trombosis.
aqui en argentina todavia no he conseguido que lo hagan , yo tengo los mismos miedos por los dolores de cabeza y tambien suelo sentir como golpes en la sien izquierda a alguien le pasa? ale

_________________
ale
Ver perfil del usuarioBuscar todos los mensajes de aleEnviar mensaje privadoMSN Messenger
Ricardo
Veterano/a del Foro
Veterano/a del Foro

Registrado: 19 Mar 2006
Mensajes: 289
Ubicación: Madrid
Responder citando
Hola Ale, lo del tiempo de protrombina o el también famoso INR son índices que sirven a los médicos para controlar el nivel de coagulacion de la sangre, en pacientes que toman anticoagulantes, ya sea simtrom, heparina, etc.

O sea, que no es un tipo de analisis que permita saber el riesgo que tienes de padecer problemas circulatorios, sino un analisis para controlar a los que ya los han tenido, o a los que según pruebas médicas los puedan tener, y se les aplica terapia anticoagulante como prevención de nuevas lesiones.

Creo que Montse o Isabel Hita publicaron un post de una investigación realizada en La Fe de Valencia, sobre alguin tipo de prueba que un indicador sobre lo "trombogénicos" que podemos llegar a ser... Ando corto de memoria... Ah, también me hicieron una prueba sobre unos anticuerpos, algo así como "anticardiolipina", que también ayudan a saber tu predisposición para hacer trombos.

Los síntomas que dices pueden ser más de carácter nervioso que otra cosa, casi es mejor que sea asi...


Espero haberte ayudado un poquillo... Smile

Edito: mutacion de la protrombina, Hospital de la Fe: http://behcet.es/foro/admin/index.php?admin=1&sid=d0fa9ec013e333729b97a10e58d3a8f9
Ver perfil del usuarioBuscar todos los mensajes de RicardoEnviar mensaje privadoVisitar sitio web del autorMSN Messenger
Recuperarse después de un ictus
Montse
Administrador/a
Administrador/a

Registrado: 24 Mar 2006
Mensajes: 7794
Ubicación: Madrid-Tarragona
Responder citando
La atención precoz y especializada es necesaria para evitar grandes discapacidades. Cuando pasa la fase crítica se debe iniciar una rehabilitación intensiva y prolongada


16 ABR 07
ÁNGELES LÓPEZ (elmundo.es)

MADRID.-
Los minutos cuentan y mucho para que una persona supere y se recupere sin grandes discapacidades de un ictus o accidente cerebrovascular. Sin embargo, en España no existen las suficientes unidades especializadas para tratar y realizar una rehabilitación adecuada para evitar graves discapacidades.

Recibe muchos nombres: infarto cerebral, embolia, trombosis, ictus, accidente cerebrovascular. Algunos de ellos son sinónimos, otros no. Los daños cerebrales pueden estar ocasionados por diferentes causas como una hemorragia, un trombo, un aneurisma o un accidente traumático. Quizás sea este el motivo de esa numerosa nomenclatura, y también el gran el desconocimiento que hay sobre una enfermedad cada vez más común.

Podría decirse que este trastorno aparece sin avisar, pero en realidad no es así. La mayoría de las personas que tienen un accidente cerebrovascular suele llevar tiempo con tensión arterial elevada, cifras de colesterol altas, historia de tabaquismo y otros malos hábitos.

Debido a algunas de las causas mencionadas, una zona del cerebro queda sin riego sanguíneo y sin nutrientes ni oxígeno, a partir de ese momento, las neuronas dejan de enviar órdenes a algunos músculos. Cuanto más tiempo pasa el cerebro sin aporte sanguíneo, más grave será la afectación en el interior del cráneo, en función de esto y del área dañada, así serán los problemas en el resto del cuerpo.

Los síntomas que dan los accidentes cerebrovasculares son muy variables. En general pueden ir desde una disminución de la fuerza o de la sensibilidad en un lado del cuerpo a cierta dificultad para expresarse o entender, pérdida de visión, desviación de la mirada, desequilibrio, cefalea muy intensa... Ante cualquiera de estos síntomas, la persona debe acudir lo antes posible al hospital.

"Aunque una persona tenga pocos síntomas no quiere decir que no progresen en media o una hora. No hay que esperar a mejorar sino que hay que acudir al hospital", afirma el doctor José Álvarez Sabín, jefe de la Unidad Neurovascular del Hospital Vall d'Hebron y coordinador del Grupo de Enfermedades Cerebrovasculares de la Sociedad Española de Neurología.

Para el diagnóstico precoz, ese desplazamiento urgente al centro hospitalario es imprescindible, pero también lo es que un especialista detecte pronto esa alteración e inicie el tratamiento lo antes posible. "En muy pocos sitios hay unidades especializadas. En muchas ciudades pasan de 12 a 24 horas hasta que un neurólogo ve a estos pacientes", explica Álvarez Sabín.

Según apunta este experto, un estudio reciente mostraba que la probabilidad de recuperación para estos pacientes es más del doble si son atendidos por un neurólogo. En nuestro país en torno a unas 300.000 personas presentan alguna limitación en su capacidad funcional tras haber sufrido un ictus, según datos de un registro del Grupo de Estudio de Enfermedades Cerebrovasculares.

Una rehabilitación intensiva
La misma carencia se da con las unidades específicas para la rehabilitación de estos pacientes. En España se pueden contar con los dedos de una mano. "En Madrid no hay ningún hospital con plantas especializadas en daño cerebral", explica Avelino Ferrero, presidente de la Sociedad Española de Rehabilitación y Medicina Física (SERMEF) y jefe de servicio de esta especialidad en el Hospital Ramón y Cajal de Madrid.

De la misma opinión es Carlos Villarino, jefe del Servicio de Rehabilitación del Complejo Hospitalario Juan Canalejo de La Coruña y vicepresidente de la SERMEF. "Sólo nueve Comunidades Autónomas tienen camas especializadas en el tratamiento rehabilitador tras un accidente cerebrovascular y no están distribuidas equitativamente: Castilla-León, Castilla-La Mancha, Extremadura, Murcia, Cantabria, La Rioja, las islas, Ceuta y Melilla no cuentan con ninguna cama. Esto viene a suponer que para unos 22 millones de personas no existen centros de referencia en daño cerebral", señala Villarino.

Según denuncia este y otros expertos, debido a esta situación los pacientes son dados de alta prematuramente. El periodo de rehabilitación se debe prolongar durante meses, primero en un hospital de agudos y de crónicos, durante tres meses, y después de forma ambulatoria durante un tiempo similar.

No obstante, como apunta Inmaculada Bori, jefe de la Unidad de Rehabilitación Neurológica de Daño Cerebral del Hospital Vall d'Hebron de Barcelona, "ahora hay mejor atención que hace unos años". Sin embargo, los recursos disponibles son escasos y el paciente queda en muchos casos en manos de sus familiares.

"Es importante que se puedan integrar cognitiva, laboral y socialmente. Nosotros le orientamos hacia el tipo de vida que van a poder hacer. Tenemos pacientes que se han incorporado a su vida laboral, que pueden conducir... Para los que presentan gran discapacidad hay que buscar otras soluciones como centros sociosanitarios o residencias", señala Bori.

Todos estos especialistas coinciden en que el tratamiento de esta patología requiere una atención interdisciplinaria formada por neurólogos, a veces cirujanos vasculares, médicos rehabilitadores, fisioterapias, terapeutas ocupacionales, logopedas, neuropsicólogos, asistentes sociales...

"No pedimos nada extraordinario, en Francia, Italia o en otros países este tema está muy bien orientado. La Administración se tiene que concienciar de las necesidades que tienen estos pacientes", demanda Carlos Villarino.


ICTUS
Rehabilitación intensiva para los pacientes que han sufrido un accidente cerebrovascular
Para reducir el riesgo de discapacidad es fundamental una terapia de varios meses
El tratamiento abarcará múltiples aspectos de la vida del paciente

MADRID.- Tras el primer susto, pérdida de conocimiento o de sensibilidad de una parte del cuerpo, viene el siguiente: "¿qué pasará con mi padre?, ¿podrá caminar otra vez?, ¿será capaz de llevar una vida independiente?". Son las preguntas habituales de los allegados de una persona que ingresada por un accidente cerebrovascular. Una rehabilitación intensiva y continuada es fundamental para que el paciente se integre en su nueva vida.

La rehabilitación debe empezar en el mismo momento en que el paciente ingresa. Si presenta parálisis en la mitad del cuerpo, "nos aseguramos que el hombro quede abierto, los miembros inferiores estén en posición neutra y la mano en una buena postura. Se trata de que la musculatura más potente no deforme estas áreas y para que el enfermo se recupere mejor una vez haya salido de la UCI", explica Avelino Ferrero, presidente de la Sociedad Española de Rehabilitación y Medicina Física (SERMEF) y jefe de Servicio de esta especialidad en el Hospital Ramón y Cajal de Madrid.

Por eso es tan importante la atención precoz, para evitar contracturas y deformidades en el lado afectado por la parálisis. Según este especialista, la rehabilitación de las personas que han sufrido un ictus se debería organizar en cuatro fases: los cuidados en la etapa aguda (en el área de intensivos o en la unidad especializada), luego la fase de tratamiento, una vez que la persona está estable, una tercera, cuando el paciente camina con ayuda de una férula o un bastón, y por último la terapia recreativa, en la que hay que se intenta mejorar su manejo en la vida diaria.

"Hay que buscar que no aparezca la espasticidad. Lo más complicado es recuperar la movilidad y flexibilidad en los brazos, si queda flácido no da muchos problemas, pero si queda rígido, sí", explica Avelino Ferrero.

La recuperación de la movilidad y sensibilidad en los brazos es más complicada que la que se da en las piernas. "En estas lesiones se suele afectar más la zona cerebral donde está representado el brazo, que es mayor que la de las piernas. Además, aunque consigamos movilidad en los miembros superiores eso no es suficiente para realizar todas las actividades que éstos hacen habitualmente. Las piernas sólo tienen que sostener el cuerpo y caminar", afirma Inmaculada Bori, jefe de la Unidad de Rehabilitación Neurológica de Daño Cerebral del Hospital Vall d'Hebron de Barcelona.

Terapia robótica para los brazos
Por este motivo, se están diseñando dispositivos para intentar recuperar esta parte del cuerpo. Un estudio reciente, publicado en la revista 'American Journal of Physical Medicine & Rehabilitation', realizado por científicos del Centro de Investigación Clínica del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) y del Hospital de Rehabilitación Spaulding en Boston (EEUU), mostraba una férula u ortesis externa [en la imagen] que mejoraba la movilidad del brazo de una persona que ha tenido un ictus.

El dispositivo consiste en una férula ortopédica, articulada y activa que moviliza el codo del paciente. Cuatro cintas con velcro enrolladas en el brazo, dos por encima de la articulación y otras dos por debajo, se unen a un mecanismo portátil, insertado en una especie de mochila, que detecta continuamente la actividad eléctrica de las células musculares. Estas señales son procesadas por un motor que ofrece una asistencia activa para la flexión y extensión del codo. Los anteriores artefactos tenían la limitación de que no podían corregir las contracciones de los músculos antagonistas, que eran aparatos estáticos y de gran volumen.

"La capacidad del dispositivo para ofrecer asistencia a los grupos musculares puede ayudar a mejorar el 'feedback' entre el cerebro y el movimiento del brazo, el cual se cree que es un factor clave de la plasticidad cerebral en la recuperación motora", afirman los autores.

Sin embargo, no todos los especialistas confían en estos dispositivos. "Este tipo de ortesis son un poco ciencia ficción. No está demostrado que las repeticiones pasivas estimulen el cerebro. Para que el paciente realice un movimiento activo, la orden tiene que venir del cerebro y esto no ocurre cuando la neurona está dañada. Esto lo único que sustituye es la labor del fisioterapeuta. Por ahora no hay nada científico ni probado", afirma Avelino Ferrero.

Por otro lado, como apunta Carlos Villarino, jefe de Servicio de Rehabilitación del Complejo Hospitalario Juan Canalejo de La Coruña, estas tecnologías no se suelen encontrar en los hospitales públicos sino en centros privados. No obstante, como apunta Inmaculada Bori, "es una puerta de investigación que está abierta".

Un tratamiento intensivo
La mayoría de estos especialistas coinciden en que la rehabilitación se debe llevar a cabo lo más pronto posible. "No servirá de nada iniciar una terapia cuando ya han pasado más de tres meses de la lesión", explica Bori. De ahí que desde que el paciente está estable se realice una rehabilitación intensiva de tres horas diarias repartidas entre la mañana y la tarde para no fatigarle.

Con la fisioterapia se pretende mejorar la fuerza, reeducar el equilibrio y la capacidad para caminar. La terapia ocupacional está enfocada a que el paciente, con el déficit que tenga, se pueda valer por sí mismo y se integre socialmente. A su vez el logopeda, se dirigirá a las deficiencias en el lenguaje y el psicólogo intentará que el paciente acepte todos los cambios.

Esta terapia se debe prolongar durante al menos tres meses para pasar posteriormente a un tratamiento ambulatorio que durará de dos a tres meses más. "Si no se hace así, quedará con secuelas. No debemos olvidar que el ictus es la primera causa de invalidez entre las personas adultas y supone un 5% de todos los gastos hospitalarios", apunta Carlos Villarino.

Existe otra etapa en el tratamiento de estos pacientes, la denominada fase de secuela que está dirigida para ese 35% de las personas que queda con una discapacidad tras un accidente cerebrovascular. Se trata de que estas personas sean autosuficientes, que intenten hacer por sí mismos todo lo aprendido en el cuidado, aunque también requerirán de otro tipo de aprendizajes.

Aquí los cuidados se centran en un tratamiento de sostén que se debería realizar en centros de día. "Son casi inexistentes, y para la reinserción es muy importante que existan centros especializados en la orientación laboral, pisos tutelados y talleres ocupacionales", afirma Villarino.

Como señala Inmaculada Bori, no hay que olvidar que la mayoría de estos pacientes son personas adultas. El ictus es la primera causa de discapacidad en individuos mayores de 55 años y la tercera cuando la edad supera los 75 años. "Pero ahora una persona de 70 años es joven, todavía puede hacer muchas cosas", explica Bori.

Fuente: Intramed.net
Ver perfil del usuarioBuscar todos los mensajes de MontseEnviar mensaje privadoEnviar correoVisitar sitio web del autorMSN Messenger
Recuperarse de un infarto cerebral con la Wii
Montse
Administrador/a
Administrador/a

Registrado: 24 Mar 2006
Mensajes: 7794
Ubicación: Madrid-Tarragona
Responder citando
Hospitales estadounidenses han incorporado la consola a sus servicios de rehabilitación


Actualizado lunes 25/02/2008 19:36 (CET).ELMUNDO.ES. MADRID.-

Billy Perry sufrió un accidente cerebrovascular en Nochebuena. Ahora se rehabilita de sus secuelas en el brazo izquierdo con algo que Perry sólo había visto en sus nietos: practicar boxeo con la Wii. La popular consola de Nintendo se está incorporando con rapidez a numerosos tratamientos de rehabilitadores. Personas jóvenes y ancianas, pacientes con un infarto cerebral, fracturas óseas, cirugías o, incluso, lesiones de combate.

El centro de rehabilitación del Hospital Riley (Mississippi, EEUU) también incorporó esta entretenida técnica el año pasado. La idea surgió después de que a una médica del centro, Janet Coyle, comprase una en Navidades. "Después de jugar con ella, se dio cuenta de que sería estupenda para nuestros pacientes con accidentes cerebrovasculares", explicaba entonces Ben Rucks, director del servicio de rehabilitación, al diario local The Meridian Star.

Tras un ictus, en torno a dos tercios de los pacientes requieren, en mayor o menor medida, rehabilitación para sus secuelas. Algunos tendrán que recuperar la coordinación de los movimientos de las piernas o de los brazos o bien compensar secuelas (por ejemplo, la pérdida de movilidad de una mano). Los movimientos repetitivos son una base importante de estas terapias. Y algunos de los gestos que se realizan al jugar a los bolos o al béisbol con la consola parecen idóneos para esta tarea.

"A diferencia de otros videojuegos, que sólo usan los dedos, la Wii requiere el empleo de todo el cuerpo, equilibrio y coordinación de manos y ojos", relata Rucks. "Es especialmente ideal para pacientes de ictus durante su recuperación", prosigue.

Otros problemas
Además del ictus, la consola es una herramienta útil y divertida para numerosos problemas. Matthew Turpen, de 22 años, se quedó parapléjico el año pasado tras un accidente de coche. Como parte de su terapia, en el Hospital de Veteranos Hines (Illinois, EEUU) Turpen juega al golf en la Wii.


"Muchos tíos no tienen una función completa de sus dedos, así que les ayuda a ser capaces de entrenar en el empleo de los dedos y descubrir diferentes modos de usar las manos", dice Turpen, en declaraciones a AP.

Los juegos de la consola requieren movimientos similares a ejercicios tradicionales de la fisioterapia, pero absorben a los pacientes de tal modo que olvidan los rigores de esas sesiones, normalmente, aburridas e, incluso, dolorosas. Los deportes (béisbol, bolos, golf y tenis) son los juegos más populares.

"Piensan que es por entretenimiento, pero sabemos que es terapia", explica a la agencia Stephanie Daugherty, jefa de terapia ocupacional en el Walter Reed Army Medical Center (Washington, EEUU). En este centro, utilizan la consola para tratar a jóvenes pacientes lesionados durante la Guerra de Irak. En terapia ocupacional, la Wii ayuda a los pacientes a 're-aprender' tareas tan simples como peinarse o cepillarse los dientes.

En el Centro de Investigación Sister Kenny, perteneciente al Hospital Abbott Northwestern (Minneapolis, EEUU) ya planean hacer un estudio con pacientes: antes y después de la 'Wiihab'.

Fuente: ElMundo.es

_________________
"En el camino a tus sueños, vas a encontrar oasis y desiertos. En ambos casos, no te detengas". Paulo Coelho.
Ver perfil del usuarioBuscar todos los mensajes de MontseEnviar mensaje privadoEnviar correoVisitar sitio web del autorMSN Messenger
El cerebro puede autorrepararse
Montse
Administrador/a
Administrador/a

Registrado: 24 Mar 2006
Mensajes: 7794
Ubicación: Madrid-Tarragona
Responder citando
Un entrenamiento adecuado permite recuperar funciones años después de un ictus


JÖRG BLECH
18 MAR 2008. EL PAÍS


El cerebro es más maleable de lo que se pensaba. Incluso décadas después de un ictus, las células nerviosas son capaces de readaptarse y crear nuevas estructuras: las parálisis desaparecen y se recupera el habla.

Lani Bernier estaba bajo la ducha cuando todo su lado izquierdo se tornó extrañamente lánguido. La mujer, que estaba embarazada, perdió el equilibrio. El diagnóstico fue inequívoco: ictus. A causa de una inflamación cardiaca, en el cuerpo de esta mujer de 33 años se había formado un coágulo que se alojó en el cerebro.

Miles de millones de células nerviosas responsables del movimiento del lado izquierdo del cuerpo dejaron de recibir oxígeno: la pierna respectiva ya no respondía, el brazo izquierdo sólo se balanceaba. Lani Bernier dio a luz a un niño sano, pero siguió imposibilitada por las consecuencias de este ataque. Tras cuatro meses de fisioterapia, en 1987 se dio por terminado su tratamiento porque "se habían agotado todas las posibilidades terapéuticas".

A partir de ese momento esta química de profesión y madre de tres niños, se acostumbró a realizar todas las tareas domésticas y del laboratorio con la mano derecha; en la izquierda tenía siempre el puño cerrado.

Pero ahora, 20 años después, todo ha cambiado: Bernier ha enfundado la mano derecha sana en una manopla, y la mano izquierda afectada tiene que asumir todo el trabajo. Con dedos rígidos coge bolas de plástico de colores. En 45 segundos ha apilado 18. "Fantástico, nunca has estado tan rápida", la felicita una terapeuta.

Estos ejercicios se prolongan durante tres horas en la sección de Neurorrehabilitación de la Universidad de Alabama de Birmingham (EE UU). Primero Bernier coloca pelotas de golf en una caja, luego coge barajas. Por la noche está exhausta. Pero la incómoda manopla se queda en la mano buena hasta la hora de dormir, de modo que la mano mala siga obligada a moverse.

Esta suave tortura muestra su eficacia al cabo de pocos días. "Ahora puedo hacer con la mano enferma muchas cosas que antes no podía", asegura Bernier, que informa sobre sus triunfos: coger prendas de los cajones, contestar el teléfono o accionar el interruptor de la luz, todo con la izquierda.

El éxito reside en una terapia hasta ahora poco conocida, desarrollada por el psicólogo Edward Taub, de la Universidad de Alabama: "Mi objetivo es modificar el cerebro de los pacientes".

El forzarse a utilizar la mano paralizada surte efecto en pocos días en el cerebro. Allí donde un ictus ha atrofiado un área cerebral, las regiones adyacentes se entrenan para asumir la función motora. El cerebro se cura a sí mismo, la parálisis retrocede o incluso desaparece.

El entrenamiento de Taub ha demostrado su eficacia en dos estudios con más de 300 pacientes. Un año después de la terapia, casi todos los participantes en el estudio presentaban "mejoras clínicamente relevantes".

Es especialmente esperanzador que para el éxito del tratamiento no importen la edad de los pacientes ni el tiempo transcurrido desde la pérdida de la motricidad. El hecho de que Bernier progrese tan bien después de 20 años de su ataque no sorprende a sus terapeutas. Han podido incluso ayudar a un paciente que había sufrido de niño un infarto cerebral y había vivido durante más de 50 años con una parte del cuerpo paralizada.

Las mejorías llevan emparejados grandes cambios en el cerebro, como demuestran las investigaciones. La actividad eléctrica se duplica en las áreas respectivas, y además se irrigan con más intensidad, consumen más oxígeno y se expanden.

Los investigadores han descubierto recientemente un efecto adicional: el entrenamiento de Taub modifica también la estructura del tejido en las regiones de la corteza cerebral responsables del movimiento. Ésta es la primera prueba de que una terapia hace surgir estructuras nuevas en el cerebro.

El psicólogo Wolfgang Miltner, de la Universidad de Jena, descubrió este fenómeno examinando con resonancia magnética los cerebros de 13 pacientes (hombres y mujeres) que habían sufrido un ictus. Entonces advirtieron "una condensación del tejido nervioso".

El propio Taub llega al mismo resultado en exploraciones con resonancia magnética. "El entrenamiento produce un aumento considerable de sustancia gris", explica. "Y tenemos indicios que apuntan a que ese aumento se debe al nacimiento de nuevas células nerviosas".

Estos resultados, que próximamente se publicarán en revistas especializadas, son prueba de la asombrosa versatilidad del cerebro hasta una edad madura. Los cerebros de personas adultas se pueden moldear mucho más de lo que se creía posible hasta ahora. El neurólogo canadiense Norman Doidge escribe sobre este tema en un libro publicado recientemente: "La naturaleza nos ha dotado de una estructura cerebral que sobrevive en un entorno cambiante porque ella misma se modifica".

Cuanto más saben los investigadores sobre esta plasticidad neuronal, mayor es la confianza en poder curar cerebros enfermos con nuevos métodos. La capacidad curativa latente en la materia gris debe despertarse para actuar contra una gran variedad de afecciones. Entretanto, Edward Taub también está tratando en Birmingham a personas que padecen parálisis en las manos a causa de la esclerosis múltiple, así como a ex combatientes de guerra que han vuelto de Irak con graves traumatismos cerebrales.

Lo más importante en cualquier terapia es practicar, practicar y practicar. Ésta es también la experiencia de Edward Taub. Desde que hizo firmar a sus pacientes un "contrato de comportamiento" por el cual prometen llevar la molesta manopla en la mano sana, ha comprobado todavía más éxitos.

Maleable como la plastilina

La nueva idea de que el cerebro es tan maleable como la plastilina se diferencia radicalmente de la visión que siguen defendiendo muchos terapeutas. Según ellos, se trata de una estructura rígida sobre la que se puede influir principalmente con medicamentos, pero muy poco con entrenamiento. Este neurodeterminismo anticuado ocasiona, por ejemplo, que personas que han sufrido un ictus no agoten el potencial de autocuración del cerebro. De este modo, como critica el psicólogo Wolfgang Miltner, muchos terapeutas comunican a sus pacientes que hay un "techo" que se alcanza algunos meses después del ictus y más allá del cual es imposible lograr una mejoría desde el punto de vista biológico.

Como consecuencia de ello, médicos y fisioterapeutas dan por finalizados los tratamientos demasiado pronto y consideran inútil buscar tentativas de curación alternativas. "No se trata a los pacientes con la intensidad y el tiempo suficientes", sostiene Miltner. Además, según los escépticos, muchos métodos persiguen un objetivo equivocado, como sucede, por ejemplo, con los tratamientos a personas con traumatismos cerebrales graves. Por tradición, la medicina de rehabilitación se basa en técnicas que pretenden compensar la carencia "en lugar de modificar el déficit en sí", asegura el neurólogo Michael Selzer, de la Escuela de Medicina de la Universidad de Pensilvania, en Filadelfia (Estados Unidos).

La plasticidad también explica por qué el cerebro aprende tan rápido a dejar de usar un brazo enfermo. Las células nerviosas en el cerebro responsables del manejo del brazo buscan enseguida otra tarea. Pero esta plasticidad hace posible que el aprendizaje pueda realizarse a la inversa.


Fuente: Intramed.net

_________________
"En el camino a tus sueños, vas a encontrar oasis y desiertos. En ambos casos, no te detengas". Paulo Coelho.
Ver perfil del usuarioBuscar todos los mensajes de MontseEnviar mensaje privadoEnviar correoVisitar sitio web del autorMSN Messenger
Reemplazan el tejido cerebral perdido tras un ictus
Montse
Administrador/a
Administrador/a

Registrado: 24 Mar 2006
Mensajes: 7794
Ubicación: Madrid-Tarragona
Responder citando
Reemplazan el tejido cerebral perdido tras un ictus

El problema hasta ahora era la falta de apoyo estructural en el área dañada y las células madre insertadas tienden a migrar al tejido sano de los alrededores en vez de completar el vacío dejado por el ictus


Madrid (10-3-09).- Investigadores del King s College de Londres y la Universidad de Nottingham en Reino Unido han reemplazado tejido cerebral dañado por un ictus en un modelo experimental con un tratamiento de células madre.

El trabajo, que se publica en la revista Biomaterials, muestra cómo al insertar una pequeña estructura con células madre en el cerebro de los sujetos del modelo utilizado, el vacío dejado por el infarto, se rellena con nuevo tejido cerebral en siete días.


Experimentos previos en los que las células madre se han inyectado en el hueco dejado por la lesión del ictus tenían poco éxito debido a que en la zona de la lesión no existe una estructura que fije esas células madre; ahora, los investigadores han utilizado partículas individuales de un polímero biodegradable llamado PLGA cargado con células madre neurales y han rellenado las cavidades dejadas por el ictus con células madre con este apoyo estructural ya listo.

Según explica Mike Modo, director del estudio, "podríamos esperar una mejoría mucho mayor después del ictus si pudiéramos reemplazar el tejido cerebral perdido y eso es lo que hemos podido hacer con nuestra técnica".

Modo señala que el método funciona muy bien porque las partículas de PLGA cargadas con células madre pueden inyectarse a través de una aguja muy fina y adoptan la forma precisa de la cavidad. "En este proceso las células rellenan la cavidad y pueden producir conexiones con otras células, lo que ayuda a establecer el tejido", apunta el investigador.

Los autores han podido observar cómo las células migran entre las partículas de la estructura y forman tejido cerebral primitivo que interactúa con el cerebro. Gradualmente, las partículas se degradan de forma natural dejando más huecos y conductos para que el tejido, las fibras y los vasos sanguíneos se trasladen a estos lugares.

Los investigadores han utilizado un escáner de imágenes de resonancia magnética (IRM) para identificar con precisión el lugar exacto para inyectar la estructura de células madre. Las IRM también se emplearon para controlar el desarrollo del nuevo tejido cerebral a lo largo del tiempo.

La siguiente fase de la investigación será incluir un factor llamado VEGF con las partículas. El VEGF promoverá que los vasos sanguíneos entren en el tejido.

Fuente: http://www.azprensa.com:80/noticias_ext.php?idreg=40692

_________________
"En el camino a tus sueños, vas a encontrar oasis y desiertos. En ambos casos, no te detengas". Paulo Coelho.
Ver perfil del usuarioBuscar todos los mensajes de MontseEnviar mensaje privadoEnviar correoVisitar sitio web del autorMSN Messenger
Claves para mejorar pronóstico de trombosis cerebrales
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
Todas las horas están en GMT + 2 Horas  
Página 2 de 2  

  
  
 Responder al Tema  
Powered by phpBB © phpBB Group
Design by phpBBStyles.com | Styles Database.
Content © - Asociación Española de la Enfermedad de Behcet -