Regístrese Buscar F.A.Q. Lista de Miembros Grupos de Usuarios Conectarse  
Responder al Tema Diseñar mal una página ‘web’ puede provocar trastornos
Diseñar mal una página ‘web’ puede provocar trastornos
Santi
Administrador/a
Administrador/a

Registrado: 02 Abr 2006
Mensajes: 581
Ubicación: Madrid
Responder citando
Hola a todos,

no suelo poner noticias porque las que encuentro suelo pasarselas a Montse (yo también la doy trabajo, jejeje). Pero como esta noticia era para webmasters os la pongo. En realidad es una unión de varios cosas distintas pero la más curiosa es la del estudio sobre el diseño web y la salud. Me gustaría abrir un pequeño debate sobre el tema y es que aunque creo que es exagerado el decir que una pagina web mal diseñada puede causar un trastorno si que creo que una página web complicada, con numerosas imagenes puede producir cierto recelo sobretodo a los que no están acostumbrados con el uso de internet ¿Que opináis vosotros?

-----------------------------------------------------------------------------------------------

Diseñar mal una página ‘web’ puede matar

Un estudio científico asegura que los sitios mal concebidos pueden causar trastornos en el sistema inmunológico, cardiovascular y nervioso de los usuarios

FERNANDO PUENTE - Madrid - 20/12/2006


Alguien debería realizar un estudio sobre la utilidad de determinados... estudios. El último con el que nos desayunamos asegura que los sitios web mal diseñados pueden causar trastornos inmunológicos, cardiovasculares o nerviosos. Bien, estos últimos parecen claros, pero los dos primeros no lo están tanto. El síndrome de la rabia del ratón parece estar definido por síntomas como la aceleración del pulso, la sudoración o el cliqueo sin pausa del ratón. Según un estudio del centro de investigación de asuntos sociales del Reino Unido, realizado a 2.500 personas, este síndrome lo causa Internet en general. Pero si nos metemos en causas particulares, la más dañina (dicen) es el mal diseño de algunas páginas. En fin, no queremos hacerte responsable de la muerte de nadie, pero si eres webmaster por favor: haz que tu página cargue rápido, que los menús sean sencillos, y evita los anuncios estridentes. Puedes salvar vidas.

La siguiente no es para reírse. Muchos simpatizarán con el personaje (presuntamente maltratado) que abandona su trabajo y de regalo de despedida, le lía al jefe la de San Quintín. Ningún fin justifica, sin embargo, que Yung-Hsun Lin, un informático de 50 años sobre cuya cabeza colgaba una posible carta de despido, guardase en los servidores de su empresa una bomba lógica. Sobre todo si se tiene en cuenta que Medco Health Solutions Inc., que así se llama, es una de las más grandes de los Estados Unidos entre las que allí se dedican a empaquetar y enviar medicamentos a todas partes del país. No es que la bomba fuese a liar los envíos y a envenenar a la clientela, pero sí podría haber borrado datos de los pacientes (la base de datos de Medco es enorme) tan cruciales como los medicamentos que tiene contraindicados, paralizando del todo la actividad de la empresa. Y la de las miles de farmacias servidas por ella. Lin fue detenido ayer, poco después de descubrirse la bomba, y más de tres años después de plantarla. Si Lin pensaba o no activarla, sólo el lo sabe con certeza.

La actualidad del día pasa, como de costumbre, por un popurrí en el que metemos para empezar los temores de los pequeños negocios a que el sistema anti-phising del Internet Explorer 7 de Microsoft. Básicamente, permite que los de Redmond puedan asegurar al usuario en todo momento si una 'web' es fiable para realizar transacciones comerciales o financieras, indicándoselo poniendo en verde la barra de direcciones. Buena idea, excepto que los requerimientos del sistema pueden hacer que los pequeños negocios no puedan acceder a ese nuevo statu de empresa fiable... aunque lo sean. Y sin él, muchos clientes simplemente huirán. Y cerramos con los datos de las ventas prenavideñas en Estados Unidos de productos tecnológicos. Desde el día de Acción de Gracias, dos de cada tres ordenadores vendidos en ese país han sido portátiles. La culpa: que los precios de los portátiles siguen bajando, y que el PC se convierte en un objeto cada vez más personal, y menos familiar. Con uno en casa, no basta.

EL PAIS
Ver perfil del usuarioBuscar todos los mensajes de SantiEnviar mensaje privadoEnviar correoVisitar sitio web del autorMSN Messenger
mariaje
Veterano/a del Foro
Veterano/a del Foro

Registrado: 12 Dic 2006
Mensajes: 498
Ubicación: Granada
Responder citando
Un artículo

Participación
Autor: Gonzalo Casino
gcasino@cardiel.net Viernes , 29 de Diciembre de 2006

Sobre la colaboración ciudadana en la información de salud



El mundo de la medicina y de la información médica no va a permanecer ajeno mucho tiempo a las posibilidades de la Web 2.0. Los nuevos usos de esta internet de segunda generación, centrados en la participación de los usuarios para diseñar una red de servicios a la medida de sus necesidades, pueden introducir un positivo factor corrector en algunas de las disfunciones que aquejan a la información de salud y, en general, a la relación de los ciudadanos con la medicina. Si los usuarios han empezado a tomar internet con sus vídeos, sus fotografías y sus blogs, definiendo nuevos espacios de creación e información, abriendo canales de participación, desafiando a los poderes establecidos y mostrando la influencia de las organizaciones abiertas, desjerarquizadas y autorreguladas, ¿por qué no van a infiltrarse también en el rígido y atrincherado territorio de la medicina?

De hecho, ya han empezado a hacerlo. Por una parte, el propio cuerpo médico ha entendido que ha llegado el fin de una época, caracterizada por el paternalismo, la verticalidad y la infalibilidad de la bata blanca. Aunque a veces a regañadientes, los médicos han tenido que aceptar la pérdida de su posición dominante y adaptarse a un nuevo escenario en el que los pacientes son también actores y no precisamente secundarios. Por otro lado, los propios ciudadanos empiezan a ser conscientes de este cambio en las relaciones de poder y a asumir un creciente protagonismo en el gobierno de su salud. Aunque quizá demasiado tuteladas y dirigidas, las asociaciones de pacientes están adquiriendo una capacidad de influencia impensable hace unos pocos años. Sin duda, buena parte de estas nuevas relaciones entre los ciudadanos y sus cuidadores ha sido posible gracias a internet y a la oleada de aire fresco que ha traído en la última década. La posibilidad de acceder a las fuentes originales del saber biomédico y a toda una panoplia de servicios informativos han reforzado la posición de los pacientes, que ahora pueden dar y quitar su confianza a los proveedores de servicios de salud, intervenir en la selección de los mejores médicos y centros asistenciales, velar por la defensa de sus intereses e incluso evaluar y valorar la calidad de las noticias médicas. Esta es, en definitiva, la pacífica revolución ciudadana que trae la Web 2.0.

Pero la medicina no es YouTube, y todas estas posibilidades son más virtuales que reales. De entrada, los ciudadanos deberían colaborar en mejorar la calidad de la información médica con sus críticas y su labor de vigilancia, como ya empiezan a hacer algunas organizaciones independientes, como Health News Review. De momento, tanto la participación de los lectores como la autorregulación son muy incipientes, porque la información médica es un territorio enormemente complejo y sujeto a múltiples intereses, vicios y resistencias. Pero acabarán prosperando. Porque no hay más remedio que asumir la evidencia de las evidencias: que la salud es un asunto deliberativo que exige la participación de todos.
Ver perfil del usuarioBuscar todos los mensajes de mariajeEnviar mensaje privadoEnviar correo
Diseñar mal una página ‘web’ puede provocar trastornos
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
Todas las horas están en GMT + 2 Horas  
Página 1 de 1  

  
  
 Responder al Tema  
Powered by phpBB © phpBB Group
Design by phpBBStyles.com | Styles Database.
Content © - Asociación Española de la Enfermedad de Behcet -