Regístrese Buscar F.A.Q. Lista de Miembros Grupos de Usuarios Conectarse  
Responder al Tema Artritis y artrosis
Ir a página Anterior  1, 2
Seguimiento neumólogico en AR con biológicos
goran
Administrador/a
Administrador/a

Registrado: 14 Abr 2008
Mensajes: 445
Responder citando
El seguimiento neumológico reduce el riesgo de tuberculosis en pacientes con artritis reumatoide tratados con biológicos.

En España hay 10.000 personas con estas terapias, según BIOBADASER.


- Una estrategia de control preventivo al inicio del tratamiento con estas terapias ha hecho que la aparición de casos de tuberculosis latente esté totalmente controlada y no exista prácticamente ningún incremento de riesgo

- De forma rutinaria y antes del comienzo del tratamiento con estos fármacos, los pacientes con artritis reumatoide han de someterse a una radiografía de tórax y al test de Mantoux, entre otras pruebas, para detectar tuberculosis latente

- Los fármacos biológicos han supuesto una revolución en el arsenal terapéutico para la artritis reumatoide, que afecta en España a cerca de 250.000 personas


Madrid, julio de 2010.- La acción inmunosupresora o inmunomoduladora de los fármacos biológicos para el tratamiento de la artritis reumatoide hace que los pacientes tengan un riesgo incrementado de padecer infecciones respiratorias.

Se trata de un efecto secundario que a día de hoy está totalmente controlado desde los Servicios de Reumatología de todos los hospitales españoles gracias a la implantación de estrategias de detección precoz y seguimiento neumológico que evitan la posibilidad de que se reactiven patologías respiratorias infecciosas como puede ser la tuberculosis.

“Los pacientes con artritis reumatoide y tratados con fármacos biológicos tienen un riego 20 veces más elevado de padecer tuberculosis que el resto de la población”, según apunta la Dra. Mercedes Freire, del Servicio de Reumatología del Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña, que ha participado en el Congreso de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR). “Gracias a estas estrategias de detección precoz hemos conseguido que estos valores disminuyan hasta ser iguales que los de cualquier persona”.

Los fármacos biológicos han supuesto una revolución en el arsenal terapéutico para la artritis reumatoide, una enfermedad reumática que provoca la inflamación crónica de las articulaciones y que afecta en España a cerca de 250.000 personas. De hecho, gracias a ellos se ha podido hablar por primera vez de remisión de la patología y ha mejorado enormemente la calidad de vida de los pacientes.

Más de 10.000 personas con tratamiento biológico

Hoy por hoy son más de 10.000 personas las que están siendo tratadas con estos fármacos, según indica el Registro Español de Acontecimientos Adversos de Terapias Biológicas en Enfermedades Reumáticas (BIOBADASER), puesto en marcha en el 2000 por la Sociedad Española de Reumatología (SER). “Una estrategia de control preventivo al inicio del tratamiento con estas novedosas terapias ha hecho que la aparición de casos de tuberculosis latente a causa de los biológicos esté totalmente controlada y no exista prácticamente ningún incremento de riesgo”, subraya la Dra. Freire.

De forma rutinaria y antes del comienzo del tratamiento con estos fármacos, los pacientes con artritis reumatoide han de someterse a una radiografía de tórax y al test de Mantoux, entre otras pruebas, para detectar tuberculosis latente. Tal y como comenta la experta, “de esta forma, podemos descartar de forma temprana esta enfermedad granulomatosa o confirmarla y aplicar quimioprofilaxis”.

Dado que la artritis reumatoide incrementa el riesgo de procesos oncológicos como el linfoma, estas estrategias de seguimiento neumológico en pacientes reumáticos también ponen especial ímpetu en la detección de neoplasias. De la misma forma, también se valora la posibilidad de que estas terapias biológicas puedan reactivar casos de hepatitis, por lo que se realiza en estos pacientes serología de hepatitis y si es necesario un tratamiento antiviral.

“A día de hoy, gracias a este tipo de estrategias, los posibles efectos adversos de estos fármacos están absolutamente controlados, siendo totalmente eficaces y seguros”, resalta la Dra. Freire. “Son terapias que han cambiado totalmente nuestra visión del tratamiento de la artritis reumatoide y cuyos beneficios son enormes para el paciente, más ahora que controlamos totalmente estos riesgos de infección”.

Mayor riesgo con anti-TNF

Debido a sus distintas dianas terapéuticas, los distintos tratamientos biológicos también difieren entre ellos en cuanto al incremento del riesgo de infección. “La terapia con anti-TNF –y en mayor medida los anticuerpos que los que lo hacen sobre el receptor- aumenta la susceptibilidad de padecer tuberculosis de forma reseñable”, explica la Dra. Freire. Estos datos coinciden con los registrados en otros países de nuestro entorno como Francia o Reino Unido. “Pero el hecho de que se hayan detectado más casos de tuberculosis con estos fármacos se debe sólo y exclusivamente a que se implantaron antes de la puesta en marcha de estas estrategias de prevención, pues a partir de ese momento se redujeron hasta casi desaparecer los datos registrados en esta materia”.

La gravedad de la tuberculosis es la razón por la que se hace un mayor hincapié en esta enfermedad dentro del seguimiento neumológico del grupo de pacientes con artritis reumatoide. “La susceptibilidad no es sólo hacia esta enfermedad, sino que también son más proclives a coger infecciones leves en las vías respiratorias altas”, comenta la Dra. Freire. “De todas formas, se trata de simples constipados o procesos gripales cuyo tratamiento no varía con respecto al del resto de la población”.

Sociedad Española de Reumatología (SER)

La Sociedad Española de Reumatología (SER) es una asociación científica que tiene por objeto fomentar el estudio de las enfermedades reumáticas –enfermedades del sistema musculoesquelético y del tejido conjuntivo- en beneficio de los pacientes y atender los problemas relacionados con la especialidad. Actualmente, la SER representa a cerca de 1.500 profesionales en España y mantiene contacto con las sociedades autonómicas de Reumatología de todo el país. La SER desarrolla trabajos, estudios y proyectos de investigación en Reumatología y brinda apoyo a los pacientes de enfermedades reumáticas a través de su relación con asociaciones que integran fundamentalmente a pacientes como la LIRE (Liga Reumatológica Española), CONFEPAR (Confederación de Pacientes Reumáticos), ConArtritis (Coordinadora Nacional de Artritis) o el Foro Español de Pacientes.

FUENTE: NOTICIASMÉDICAS
Ver perfil del usuarioBuscar todos los mensajes de goranEnviar mensaje privado
Nuevos criterios para la clasificación de la A.R.
goran
Administrador/a
Administrador/a

Registrado: 14 Abr 2008
Mensajes: 445
Responder citando
La creación de nuevos criterios para la artritis reumatoidea tiene por finalidad facilitar el estudio de las personas que se hallan en el primer estadio de la AR.

La artritis reumatoidea (AR) es una enfermedad inflamatoria crónica caracterizada por tumefacción, dolor articular y destrucción de la sinovial, lo que lleva a una discapacidad grave y mortalidad prematura. Dada la presencia de autoanticuerpos, como el factor reumatoideo (FR) y el anticuerpo antiproteínas citrulinadas (AcPC) (analizado como péptido anti-cíclico citrulinado), que pueden preceder a la manifestación clínica de la AR por muchos años, se considera una enfermedad autoinmune. La carga inflamatoria sistémica global y articular comanda la progresión de la enfermedad destructiva.

Sin embargo, a pesar de los cambios estructurales, que pueden visualizarse en la radiografía convencional u otras técnicas por imágenes, es mejor distinguir a la AR de otros trastornos artríticos; en las primeras etapas de la enfermedad el daño articular no suele ser aparente sino que se va acumulando en el tiempo.

En la última década, el uso óptimo de los fármacos antirreumáticos modificadores de la enfermedad (FARME), en particular el metotrexato, y la disponibilidad de nuevos agentes biológicos han mejorado enormemente el éxito del manejo de la AR. Por otra parte, se ha comprobado que la intervención terapéutica precoz mejora los resultados clínicos y reduce la acumulación del daño en las articulaciones como así la discapacidad. Sin duda, lo ideal sería tratar a los pacientes en una fase en la que la evolución de la destrucción de las articulaciones todavía puede ser prevenida. Sin embargo, hasta el momento, faltan trabajos clínicos sobre el tratamiento de la AR con criterios de clasificación para los primeros estadios de la enfermedad. Por lo tanto, hasta el momento, no ha sido posible investigar con eficacia la capacidad de las intervenciones para prevenir los estadios finales de la AR, dado que no existen criterios uniformes validados o aceptados para clasificar a los pacientes en el estadio inicial de la enfermedad.

El modo estándar y aceptado para definir la AR esta basado en criterios de clasificación que permiten estratificar a los grupos de individuos con AR para estandarizar su incorporación a los trabajos clínicos y los estudios relacionados, y brindar las bases para un abordaje común, para definir la enfermedad y poder utilizarlos para hacer comparaciones entre los estudios y los países. Los criterios de clasificación establecen la definición internacional de la AR dada por el ACR en 1.987. Existen criterios aceptados para definir la enfermedad pero tienen limitaciones importantes a la hora de distinguir a los pacientes con AR establecida de aquellos con una combinación de otros diagnósticos reumatológicos definidos. Por lo tanto, no se puede identificar bien a los pacientes que podrían beneficiarse con una intervención efectiva. En realidad, con las terapias modernas, el objetivo es prevenir que los individuos lleguen al estadio de enfermedad crónica que da lugar a los criterios de 1.987.

Es así que se formó un grupo de trabajo del ACR/EULAR para desarrollar un nuevo enfoque para la clasificación de la AR. Los criterios preexistentes ayudan al diagnóstico pero el objetivo de los criterios nuevos no fue el diagnóstico ni la provisión de una herramienta para los médicos de atención primaria sino facilitar el estudio de las personas que se hallan en el primer estadio de la AR.

Descripción General de la Hipótesis y los métodos de las Fases 1 y 2

A priori, el grupo de trabajo se centró en el desarrollo de un enfoque que sería apropiado para la presentación de nuevos pacientes con sinovitis inflamatoria indiferenciada, a fin de identificar a quienes tienen un riesgo suficientemente elevado de enfermedad persistente y/o erosiva -siendo éste el tema de interés actual para construir la "AR”- que fueron catalogados como pacientes con AR. Se aceptó que el régimen no debe desarrollarse tomando como estándar de oro los criterios existentes, como consecuencia de la circularidad inherente. El objetivo trazado fue desarrollar normas para ser aplicadas a pacientes con sinovitis indiferenciada de reciente aparición para:
(1) identificar al subgrupo de pacientes de alto riesgo de cronicidad y daño erosivo;
(2) utilizar a este subgrupo como base para iniciar el tratamiento modificador de la enfermedad y,
(3) no excluir a los pacientes en los estadios posteriores de la enfermedad.

Para alcanzar estos objetivos, el grupo de trabajo creo un programa de 3 fases. La fase 1 es un enfoque basado en los datos obtenidos de las cohortes de pacientes con AR inicial del mundo real, para identificar los factores y su importancia relativa que llevaron al médico a iniciar el tratamiento con metrotexato. La fase 2 se basó en el consenso y las decisiones científicas surgidos de la fase 1, para esclarecer los factores y su importancia utilizando una serie de "investigaciones de pacientes» como así identificar cualquier otro factor que pudiera ser de relevancia, sobre la base del pensamiento clínico actual. La fase 3, que es el centro de interés de este informe, describe lo que surge de las últimas 2 fases, es decir, los criterios de clasificación final establecidos.

Fase 1

El objetivo de la fase 1 fue identificar las contribuciones de las variables clínicas y de laboratorio que en la práctica fueron las más predictivas para la decisión de iniciar tratamiento con un FARME en la población de pacientes con sinovitis indiferenciada inicial. El comienzo del tratamiento con FARME fue tomado como un indicador de la decisión del médico de que el paciente estaba en riesgo de desarrollar una artritis persistente y/o erosiva, actualmente considerada AR. Se obtuvieronl os datos de 3.115 pacientes de 9 cohortes con artritis reciente, en los que se consideró que no tenían evidencia de que otro diagnóstico explicara sus síntomas. Entre julio de 2.007 y noviembre de 2.008, un grupo de especialistas elaboró una estrategia de análisis relacionada con una lista convenida de variables clínicas y de laboratorio estandarizadas, recogidas al inicio del tratamiento FARME, dentro de los 12 meses siguientes. El inicio del metotrexato fue utilizado como el estándar de oro para este propósito. El proceso analítico tuvo como objetivo identificar la contribución independiente de cada variable sobre esta lista e incluyó el modelo de regresión univariante, un análisis posterior de los componentes principales, un análisis de los principales componentes subsecuentes y un modelo de regresión multivariante que abarcó todos los componentes identificados.

Fase 2

La fase 2 está basada en el consenso y las decisiones científicas, que tuvo lugar desde noviembre de 2.008 a junio de 2.009. El propósito de esta fase fue contar con un juicio médico basado en la contribución relativa de los factores clínicos y de laboratorio que se consideran una influencia importante sobre la probabilidad de desarrollar artritis inflamatoria persistente y/o erosiva, según los criterios actuales de la AR (en lo sucesivo denominado « desarrollo de la AR").

Un panel de especialistas compuesto por 12 reumatólogos de Europa y 12 de América del Norte, con una amplia experiencia en el diagnóstico y el tratamiento de la AR, expuso casos reales de pacientes con diagnóstico de artritis inflamatoria indiferenciada precoz con alta o baja probabilidad de desarrollar AR.

En mayo de 2.009 se realizó un taller de 2 días, en el que se identificaron los factores (dominios) y las categorías dentro de esos dominios, que eran importantes para determinar la probabilidad de desarrollar AR. Cuando fue apropiado, estos juicios fueron informados a través de los resultados de la fase 1 y la literatura disponible. La importancia relativa o el peso de estos ámbitos y de sus categorías se determinaron por medio de la teoría de la decisión de la ciencia y la tecnología adaptativa conjunta, aplicando el programa de computación 1000Minds.com (http://www.1000minds.com) en un proceso interactivo e iterativo. Este análisis permite calcular el riesgo de desarrollar AR de un individuo, otorgando un puntaje de 0 a 100, según que la probabilidad de desarrollar AR sea menor o mayor, respectivamente.

►Haga click sobre la imagen para descargar en formato PDF el algoritmo de clasificación de Artritis Reumatoidea.





RFA: reactantes de fase aguda
AR: artritis reumatoidea

Objetivos, Métodos y Resultados de la Fase 3

Objetivos de la Fase 3

En la Fase 3, el grupo de trabajo integró los hallazgos de las primeras 2 fases, refinó el sistema de puntaje y determinó el punto de corte para definir la “AR definida”. El objetivo de esta fase final fue utilizar los resultados de las Fases 1 y 2 para desarrollar un sistema de puntos que se aplicaría a la nueva presentación de los pacientes con artritis inflamatoria indiferenciada que permita la identificación de las personas con una alta probabilidad de desarrollar AR persistente y/o erosiva. Habiendo sido diseñada para ser utilizada en los pacientes con síntomas de reciente aparición, el sistema de puntos debe ser suficientemente sólido para poder aplicarse varias veces durante las primeras etapas de la enfermedad, de manera que un paciente no identificado como portador de AR definida al comienzo de la enfermedad pueda serlo más adelante. El objetivo del trabajo no fue clasificar a los individuos con la enfermedad ya establecida, ya sea activa o inactiva. Sin embargo, el grupo de trabajo reconoció que los pacientes pueden presentarse por primera vez con la enfermedad en su último estadio y habiendo recibido ya tratamiento. Por lo tanto, aunque no fue el objetivo explícito del grupo de trabajo establecer normas para la clasificación de tales pacientes, es apropiado aplicar a todos los pacientes un sistema de criterios único; este tema fue analizado por los especialistas en la fase 3.

Determinación del punto de corte óptimo para la AR definida

La determinación del punto de corte óptimo para clasificar a un individuo como portador de una AR definida se logra utilizando 2 enfoques complementarios, lo que refleja los enfoques utilizados en un lapso de 2 fases: los datos basados en la información y el consenso. Desde el enfoque basado en el consenso, el panel de especialistas se encargó de examinar la clasificación de los casos utilizando el sistema de puntaje y para indicar, en su opinión, el punto en que los casos cambian de “AR probable” a “AR definida”. Cuatro casos fueron excluidos debido a la falta de información de dominio (n = 2) o por ser ilegibles (2 casos tenían más probabilidad de otro diagnóstico). Para los 50 casos restantes, el punto de corte promedio para definir la AR definida fue 65,7 de un total posible de 100.

Luego, se intentó verificar los datos de dicho punto de corte aplicando el nuevo sistema de puntos, para 3 de las cohortes existentes utilizadas para la fase 1 (conjunto de datos del Etude et Suivi des Polyarthrites Indifferenciees Recentes de Francia y, el conjunto de datos de Noruega y de Rotterdam Early Artritis Cohort, de Rorterdam). Estas cohortes fueron elegidas por la integridad de los datos y las variables recogidas, lo que permitió calcular el puntaje de probabilidad de los pacientes al inicio del estudio. Las características de la enfermedad de estas cohortes no fueron sustancialmente diferentes de las de las cohortes restantes.

El área bajo la curva (AUC) de 3 curvas características de operación del receptor (la sensibilidad gráfica contra la especificidad para el rango de puntuación) indica una buena discriminación de los pacientes que recibieron metotrexato (u otro FARME/ agente biológico) frente a los que no recibieron en el término del año (AUC 0,82 para Noruega, 0,66 para Francia, y 0,69 para Rotterdam). El puntaje de sensibilidad discriminado en forma similar entre aquellos que cumplían con los criterios de 1.987 a los 12 meses, y los que no lo hicieron (AUC para las curvas características de operación del receptor 0,88 Noruega; 0,67 Francia y 0,72 Rotterdam). La inspección visual de los parámetros de la prueba diagnóstica asociados a las curvas que utilizaron metotrexato al inicio, mostró una pendiente máxima para ambos cocientes de probabilidad, positivo y negativo, entre los puntajes 60/100 y 70/100, con aplanamiento a partir de ese punto (67 en la cohorte de Noruega, 66 en la cohorte francesa y 66 en la de Rotterdam). Por lo tanto, el punto de corte 60-70 que surgió del consenso de los especialistas quedó avalado por estos datos. Dada la coincidencia con el enfoque basado en el consenso, y para maximizar la sensibilidad de los criterios, se consideró que es apropiado utilizar un punto de corte de 60.

Justificación de la composición y el peso de los criterios finales

Para el desarrollo de los criterios establecidos, como punto de partida se utilizaron los resultados y el peso del proceso global de la fase 2. Basados en estas categorías y pesos, los autores se dedicaron a los pasos finales del proyecto para simplificar los criterios, con el fin de conseguir la facilidad de su aplicación. Como una guía para estas adaptaciones se utilizaron los resultados de la fase 1 y en cada paso se verificó que las principales propiedades de los criterios no estuvieran alteradas y que la clasificación de los pacientes se mantuviera sin cambios. Los autores agregaron un reajuste del sistema de puntos quedando una escala de 0-10. Luego, se redondeó cada una de las categorías por múltiplos de 0.5 y se volvió a probar este sistema de puntos en los casos que ya habían sido utilizados en la fase 2, para examinar si se producían cambios en el ranking, en comparación con la escala exacta. De acuerdo con el reajuste, el punto de corte para la AR definida sería ≥6/10.

A pesar de su importancia ligeramente diferente, se fujsionaron las categorías de oligoartritis asimétrica y simétrica de las grandes articulaciones por varias razones: 1) se comprobó que la simetría no era significativamente importante en el análisis de datos durante la Fase 1 y, 2 ) cuando se exploraron todas las presentaciones posibles de los pacientes con gran inflamación simétrica y asimétrica, el impacto de la fusión fue mínimo. Para simplificar y facilitar su uso, se hizo una escala entera que abarcó todos los componentes del sistema de puntuación. Por lo tanto, la categoría serológica altamente positiva fue redondeada de 3,5 (originalmente 3,39) a un entero de 3 ya que en ningún caso la clasificación sería alterada por este cambio. Además, el peso de la respuesta anormal de fase aguda se redondeó de 0,5 (originalmente 0,59) a 1, basados en el peso más fuerte de la respuesta de fase aguda en la Fase1.

Validación de los criterios establecidos

Posteriormente se hizo la validación del conjunto de criterios finales utilizando el sistema de puntuación simplificado.

Otras presentaciones clínicas: enfermedad tardía y erosiones

Debido a que el objetivo de los criterios de clasifiación es permitir el diagnóstico temprano y el tratamiento precoz de la enfermedad, con el fin de prevenir sus complicaciones, no se incluyeron las erosiones en el sistema de puntaje. Sin embargo, el grupo de trabajo reconoció que los pacientes se pueden presentar en las etapas posteriores de la enfermedad. Por otra parte, se pudo aplicar un sistema de criterio único a todos los pacientes elegidos. Por lo tanto, además de los pacientes con presentación reciente, se consideraron otros 3 grupos:
(1) aquellos con las erosiones típicas de la AR y diagnóstico presuntivo de AR, que fueron considerados con AR,
(2) aquellos con enfermedad de larga data, activa o inactiva que, sobre la base de los datos disponibles retrospectivamente se pudo decidir que cumplían con los criterios de clasificación estadística vigentes.
y, (3) en el contexto de la enfermedad temprana bajo tratamiento, los individuos no pueden cumplir con los nuevos criterios en la presentación inicial, pero pueden hacerlo a medida que su estado evoluciona en el tiempo.

Elegibilidad para las pruebas con los nuevos criterios

Los criterios de clasificación pueden ser aplicados a cualquier paciente o individuo sano, siempre y cuando se cumplan dos requisitos obligatorios:
1) tiene que haber evidencia de sinovitis clínicamente activa (tumefacción) al menos en una articulación, determinada por un evaluador especializado. Todas las articulaciones pueden ser asignadas para este propósito salvo las articulaciones interfalángicas distales (AID), las primeras metatarsofalángicas (MTF) y las primeras carpometacarpianas (CMC), ya que suelen estar comprometidas en la artrosis. Aunque hasta el momento no hay otros métodos más que la exploración clínica para evaluar la presencia de sinovitis en esta determinación de elegibilidad, se espera que en el futuro ya se hayan convalidado las técnicas por imágenes, cada vez con mayor disponibilidad;
2) los criterios se pueden aplicar solo a los pacientes en los que la sinovitis no puede ser mejor explicada por otro diagnóstico. Por ejemplo, las condiciones que deben ser consideradas y excluidas son el lupus eritematoso sistémico, la artritis psoriásica y la gota, entre otros.

Criterios de clasificación de la AR

Para los pacientes elegibles en los que se intenta identificar la AR definida se pueden aplicar 4 criterios adicionales. Su aplicación proporciona un puntaje de 0-10; un puntaje ≥6 indica la presencia de AR definida. Este sistema de puntaje final derivó de los datos de las fases 1 y 2. Un paciente con un puntaje ≤6 no puede considerarse portador de AR definida, pero puede cumplir con los criterios más adelante. Para determinar que un paciente presenta AR definida se debe conocer la duración de los síntomas, hacer una evaluación articular completa, tener por lo menos una prueba serológica (FR o AcPC) y, una medida de la respuesta de fase aguda (velocidad de eritrosedimentación (VES) o proteína C-reactiva (PCR). Un paciente puede cumplir con la definición de AR sin necesidad de realizar todas las pruebas. Por ejemplo, a los pacientes con un número suficiente de articulaciones afectadas y una mayor duración de los síntomas se les adjudicará 6 puntos, independientemente de su respuesta serológica o de su estado de fase aguda. Sin embargo, a los efectos de la investigación clínica y la incorporación en los trabajos, será necesario documentar cada dominio para poder catalogarlo como portador de AR definida .

Glosario de Definiciones

Definiciones necesarias, correctas y precisas para aplicar los nuevos criterios de clasificación de la AR.

Definición de articulación “afectada”

La afectación articular, que se utiliza para determinar el patrón de distribución difiere de la definición de sinovitis en una articulación, la cual es necesaria para la elegibilidad de los criterios de elegibilidad: aquí se refiere a cualquier articulación con tumefacción o sensibilidad durante el examen, indicativa de sinovitis activa. La sensibilidad se considera una característica tan importante como la inflamación para determinar la participación articular, sobre todo para la segunda y quinta articulación MTF, con el fin de maximizar la sensibilidad. Una vez más, no se deben tener en cuenta las AID, la primera articulación MTF y la primera articulación CMC, ya que suelen estar atacadas por la artrosis; como tampoco las lesiones articulares recientes que pudieran contribuir a la tumefacción o la sensibilidad.

Para confirmar los hallazgos clínicos se pueden considerar otras pruebas como las técnicas de imagen (resonancia magnética o ecografía).

Definición de pequeñas articulaciones

Las pequeñas articulaciones son las MTF, las interfalángicas proximales, la segunda a quinta articulación MTF y las articulaciones interfalángicas del pulgar y las muñecas. No incluyen la primera articulación CMC, la primera MTF o las AID que son a menudo afectadas por la artrosis.

Definición de grandes articulaciones

El término grandes articulaciones se refiere a los hombros, los codos, las caderas, las rodillas y los tobillos.

Determinación del patrón de la clasificación articular

Los pacientes se clasifican según el número y la ubicación de las articulaciones afectadas, con el puntaje mas elevado posible. Por ejemplo, un paciente con afectación de 2 articulaciones grandes y 2 pequeñas corresponde a la categoría "1 de 3 articulaciones pequeñas” ya que esta categoría incluye el mayor puntaje. Los pacientes deben ser catalogados por su mayor categoría de puntaje articular, suponiendo que se han evaluado todas las articulaciones periféricas. Para la mayor categoría de compromiso, en la cual deben estar afectadas más de 10 articulaciones (incluyendo al menos una articulación pequeña), las articulaciones adicionales que pueden ser consideradas para su inclusión en esta cuenta son la temporomandibular, la esternoclavicular, la acromioclavicular y otras.

Definición de las categorías serológicas

Los niveles de AcPC y de IgM-FR se suelen informar en UI. Sobre la base del límite superior normal (LSN) para la prueba del laboratorio respectivo y los análisis basados en las definiciones se pueden hacer las siguientes definiciones: negativa = ≤LSN para la prueba de laboratorio y el análisis; positivo bajo = positivo, es >LSN pero ≤ 3 veces el LSN de la las pruebas de laboratorio y análisis; positivo alto = es >3 veces LSN para la prueba de laboratorio y análisis. Cuando se dispone solamente del FR cualitativo o su nivel, por lo que el resultado puede ser positivo o negativo, los pacientes con un nivel positivo deben ser anotados como " nivel positivo bajo para FR”. Cuando no se dispone de análisis serológicos o del rango normal para el valor informado, el resultado de esa prueba se debe considerar «negativo/normal». Los pacientes deben ser anotados solo si se dispone al menos de la información de un análisis serológico.

Definición de respuesta anormal de fase aguda

Las medidas de la respuesta de la fase aguda (PCP o VES) se califican como normal o anormal, según las normas del laboratorio local. Si el resultado de al menos una de estas dos pruebas es anormal, el paciente se clasifica como resultado anormal en la respuesta de fase aguda. Si no se cuenta con la información de un reactivo de fase aguda o de sus límites normales, el resultado de ese análisis debe considerarse negativo/normal. Para la VES, sería útil utilizar un enfoque estándar, que considerara las diferencias de edad y sexo. Los pacientes deben ser evaluados mediante puntos solamente si tienen al menos un análisis de respuesta de fase aguda disponible.

Definición de la duración de los síntomas

La duración de los síntomas se basa en el relato del paciente sobre la duración máxima de los signos o síntomas de la sinovitis (dolor, inflamación y sensibilidad), de cualquier articulación clínicamente comprometida en el momento de la evaluación (es decir, el día que se aplican los criterios). Por lo tanto, las articulaciones que los pacientes informan que han estado previamente sintomáticas pero que ya no lo están en el momento de la evaluación, debido a un tratamiento o no, no deben ser consideradas para estimar la duración de los síntomas.

Comentarios

Los nuevos criterios que aquí se presentan son la culminación de un esfuerzo de colaboración internacional y están avalados por los datos y el consenso de especialistas. Este esquema de clasificación está diseñado para contar con una forma estándar de identificación del subgrupo de individuos que se presenta con una artritis inflamatoria en las articulaciones periféricas, sin diagnóstico etiológico y para quienes el riesgo de persistencia de los síntomas o daño estructural es suficiente para considerar el tratamiento con FARME. Este es, pues, el nuevo paradigma propuesto para la entidad “AR”, y lo que es importante, no son criterios para la "AR temprana”. Los autores expresan que si hubiera una intervención que fuera a la vez infinitamente eficaz y segura y pudiera ser provista sin costo y sin molestias, entonces no habría ninguna necesidad de identificar a ese subgrupo de pacientes, ya que se ofrecería tratamiento a todos los pacientes con artritis inflamatoria. Habida cuenta de que tal intervención no existe, se justifica la búsqueda de normas de clasificación apropiadas las cuales también serán de utilidad para orientar el diagnóstico clínico. Sin embargo, es importante subrayar que los criterios tienen por objeto ser aplicados solo a los pacientes elegibles que presentan una sinovitis clínica obvia en al menos una articulación. No se deben aplicar los criterios a los pacientes con artralgia simple o a los individuos normales. No obstante, una vez que se ha determinado la sinovitis definida por la clínica o se ha documentado por el interrogatorio, para determinar el número y la distribución de las articulaciones afectadas se puede aplicar un enfoque más liberal, el cual permite la inclusión de las articulaciones sensibles o inflamadas.

La simetría no es una característica utilizada para los criterios ya que no tiene un peso independiente en cualquier fase de la obra. En la práctica, la simetría es difícil de establecer. Sin embargo, es inevitable que cuanto mayor es el número de articulaciones afectadas más elevada es la probabilidad de afectación bilateral.

El desarrollo de estos criterios nuevos se basó en diversas cohortes y fue realizado por especialistas en AR de diversas nacionalidades, mejorando la generalización de los criterios establecidos. Los criterios finales también reflejan coherencia en el dominio de la importancia, mediante el uso de dos metodologías independientes. Los sistemas de clasificación anteriores, centrados en un concepto clínico pre-identificado, tipifican la presencia de poliartritis en las pequeñas articulaciones, predominantemente simétrica, asociada a la producción de autoanticuerpos y a una elevada prevalencia de erosiones. Este fue el "estándar de oro” utilizado para elaborar las normas que podrían ser aplicadas en forma repetida para identificar a grupos homogéneos para la observación y el estudio. Los autores afirman que los nuevos criterios redefinen la AR, reflejan la esperanza colectiva de que en el futuro la AR ya no se caracterizará por la enfermedad articular erosiva y la persistencia de los síntomas, aunque estas características continuarán definiendo a la enfermedad establecida o de larga data no tratada. Ésto refleja varias cuestiones conceptuales que son relevantes en todos los ámbitos de la investigación y también en la práctica clínica.

Una vez que se ha redefinido la enfermedad, los datos epidemiológicos existentes sobre la prevalencia de la enfermedad tendrán menos importancia. En general, ésto no debería ser un motivo de gran preocupación, ya que son bien conocidas las dificultades de recopilación e interpretación de los datos epidemiológicos relacionados con la AR: las estimaciones de la prevalencia están influenciadas por los efectos del tratamiento y por lo tanto son inherentemente inestables. La prevalencia de la AR podría ser descrita como la proporción de la población que cumple con los nuevos criterios en algún momento. El problema mayor es la extrapolación de la literatura actual a los ensayos clínicos y el diseño de futuros ensayos. El grupo de trabajo recomienda que a partir de ahora, en los ensayos clínicos se apliquen estos nuevos criterios; sin embargo, los resultados de los estudios realizados con los nuevos criterios no necesariamente pueden ser directamente comparados con la extensa obra existente. En realidad, en la mayoría de los ensayos, incluso sobre AR de reciente aparición, para cumplir con los nuevos criterios se necesitan sujetos con un nivel de actividad de la enfermedad mucho mayor y a menudo se seleccionan pacientes que han sido tratados sin éxito con múltiples tratamientos anteriores. De este modo, la comparación entre los ensayos se basa mucho más en la distribución de la actividad de la enfermedad al inicio del estudio, que la suposición de que la satisfacción de los criterios conduce a la homogeneidad de los pacientes reclutados. Sin embargo, podría ser útil que mientras suceda esta transición a los nuevos s criterios, los investigadores documenten y comparen la proporción de sujetos del estudio que cumplen con los criterios de 1.987 y con los nuevos criterios de clasificación de la AR.

Hay un problema potencial relacionado con la investigación básica. Por ejemplo, los estudios sobre la asociación genética se han basado en un enfoque estandarizado para la evaluación fenotípica siguiendo los criterios de la ACR de 1.987. Estos estudios de asociación todavía se mantienen y es posible que los nuevos criterios sean fácilmente satisfechos por los participantes de dichos estudios. La AR se considera siempre un trastorno heterogéneo, y es probable que los nuevos criterios aumenten esa heterogeneidad. Así, los científicos deben tener la precaución de restringir el reclutamiento o la estratificación sobre la base de los fenotipos clínicamente importantes. Por ejemplo, aun entre los pacientes que satisfacen los criterios de 1.987, según la ppositividad o negatividad del AcPC, los pacientes diferían en sus aspectos patogénico, clínico y pronóstico. Los criterios han sido intencionalmente derivados de los casos de investigación de paciente y de cohortes de individuos con la presentación de una sinovitis inflamatoria indiferenciada nueva. Una vez clasificada, a menos que con el tiempo haya otra explicación para la sinovitis, el individuo será clasificado como portador de “AR definida”. Sin embargo, reconociendo que la AR no es una enfermedad estática, los nuevos criterios se han desarrollado de manera que puedan ser aplicados más de una vez a los pacientes, durante la evolución de sus síntomas y signos. Así, un paciente que no satisface los criterios para AR definida en la presentación inicial podría cambiar de calificación y ser considerado como AR definida en una evaluación posterior.

En lugar de desarrollar un sistema paralelo de enfermedad "establecida" o de seguir utilizando los criterios de 1.987 para tal fin, el grupo de trabajo recomienda que cuando los registros del paciente lo permitan, se asigne retrospectivamente la categoría de AR definida. Si hay antecedentes compatibles con AR definida según los nuevos criterios pero no hay registro de ello, como prueba preliminar de AR se pueden utilizar los signos radiográficos típicos de la AR destructiva característicos de la enfermedad erosiva significativa, lo que aleja la necesidad de aplicar criterios adicionales. Estas personas tendrían que ser incluidas como parte de la población total de pacientes con AR. No era tarea del grupo de trabajo definir qué se entiende por enfermedad erosiva significativa, ya sea en términos del tamaño, localización, o número de erosiones. Este acuerdo podría ser la tarea de un mayor consenso, aunque la evidencia actual sugiere que esta definición debe ser muy especificada. Así, en el futuro, se necesitarán trabajos para definir cuáles son las pruebas aceptables para que las erosiones de la AR sean consideradas "típicas" Este problema es similar a que se presentó para los criterios de 1.987 pero no va en detrimento de la utilidad de estos criterios.

El uso de los nuevos criterios debe limitarse a una población en la que no haya ninguna explicación para su sinovitis. De manera intencional, el grupo de trabajo no brindó una lista exhaustiva de los diagnósticos o los análisis que deben realizarse para excluirlos, ya que no es el propósito de los criterios de clasificación. El diagnóstico diferencial es responsabilidad del médico y dependepra de la edad y sexo del paciente, el tipo de práctica, y las variaciones en la población de referencia. Por lo tanto, la artritis de Lyme puede ser una causa frecuente de sinovitis en zonas endémicas y el análisis de Borrelia burgdorferi no sería adecuado en otros lugares. El diagnóstico diferencial está, en este contexto, inevitablemente sujeto a las diferencias en la interpretación, como lo ejemplifica el conflicto existente entre aquellos que excluyen a los pacientes con psoriasis de la clasificación. Al respecto, la importancia de una evaluación adecuada de la exclusión es evitar hacer una clasificación errónea de los pacientes con AR que de otra manera no necesitan ser tratados o la enfermedad se ha auto-limitado.

No era responsabilidad del grupo de trabajo para crear una herramienta de referencia para los médicos de atención primaria. De hecho, los criterios del ACR originales de 1.987 no fueron diseñados para tal uso. Los médicos de atención primaria y otros especialistas necesitan una herramienta fácil de utilizar para facilitar la identificación de los individuos que tienen un síndrome artrítico inflamatorio y para aquellos que deben ser derivados a un reumatólogo. El apoyo a tal esfuerzo ya se está llevando a cabo como un esfuerzo conjunto del ACR/EULAR y otros interesados importantes.

Una de las limitaciones de los nuevos criterios es que están basados en los conocimientos actuales. Pueden surgir biomarcadores genéticos, proteómicos, serológicos o de las imágenes que proporcionen una base más sólida para la estratificación del riesgo, lo que necesariamente llevará a una modificación o rectificación de los criterios. Del mismo modo, llegará el día que se cuente con biomarcadores, incluidos los estudios por imágenes, que identifiquen con mayor eficacia a los subgrupos de pacientes de alto riesgo con sinovitis. Un ejemplo pertinente de un nuevo biomarcador es el AcPC (por lo general, mediante el análisis de anticuerpos para el péptido anti-cíclico citrulinado). Basados en una detallada revisión de la literatura y su enfoque analítico para la toma de decisiones, los autores afirman que el estado del AcPC no aumenta de manera importante la capacidad de clasificar a un individuo como portador de AR, más allá de la información proporcionada por el FR cuando es positivo. Por lo tanto, el grupo de trabajo incluyó ambos marcadores (AcPC y FR) por igual en los criterios. Sin embargo, como el análisis del AcPC se hace en forma más estandarizada, puede ser necesario volver de redefinir.

Debido a que no existe un estándar de oro para el diagnóstico de AR, con el enfoque actual el puntaje de corte ≥6 es la mejor estimación, lo que requiere más estudios de validación. En realidad, como el plan de clasificación ofrece un continuum de «riesgo de desarrollar AR persistente y/o erosiva "(es decir, se asigna el riesgo o la probabilidad de desarrollar AR mediante un puntaje continuo de 0 a 100%), corresponde a los investigadores utilizar otros puntos de corte o puntos de corte múltiples para diferentes propósitos. Por ejemplo, en un ensayo clínico de un nuevo agente potencialmente tóxico, podría ser más apropiado un punto de corte más elevado, más conservador, lo que es similar a la inclusión en los ensayos clínicos de los pacientes que cumplen con los criterios pero que también tienen signos de un cierto grado de severidad. Por el contrario, un estudio de población de agregación familiar puede usar un punto de corte menos restrictivo. Como tal, hay información derivada de los puntajes en el rango 0 a 10 que puede ser utilizada para diferentes efectos en el futuro.

El grupo de trabajo deliberadamente ha denominado estos criterios, «criterios de clasificación", en oposición a los «criterios de diagnóstico”. El objetivo es proporcionar un método estandarizado para discriminar mediante criterios uniformes a los individuos que presentan sinovitis indiferenciada del subgrupo con mayor probabilidad de artritis persistente o AR erosiva de una población, y que son candidatos a participar en ensayos clínicos y otros estudios. Estos individuos son también los que por este motivo no se benefician con el tratamiento FARME. Los criterios no quitan la responsabilidad a los médicos, especialmente enfrentados a las presentaciones poco comunes, a dictaminar un diagnóstico que podría estar en desacuerdo con la asignación obtenida utilizando los criterios. Sin embargo, se reconoce que es probable que los nuevos criterios también se utilicen como ayuda para el diagnóstico y la estadificación. Sin embargo, al igual que otros criterios de clasificación, los clínicos son capaces de hacer el diagnóstico en personas que no cumplen con los criterios de clasificación o que tiene características que no son un componente de los criterios de clasificación. A menudo, las enfermedades presentan un espectro mucho más amplio en la medicina clínica que lo que pueden captar los criterios de clasificación, cuyo propósito se limita a proporcionar un conjunto uniforme de normas según las cuales un individuo puede ser considerado portador de una entidad clínica o no. Los nuevos criterios deben ser probados en diversas situaciones clínicas. Los médicos deben informar sobre todo si hay una proporción importante de pacientes con presentaciones nuevas que no satisfacen los criterios pero para quienes no hay una razón de peso para tratar con un FARME, o que en el seguimiento desarrolla enfermedad persistente o erosiva sin un cambio en la clasificación. La validación en tres de las cohortes muestra que los criterios fueron cumplidos por el 87-97% de los pacientes en los que los médicos optaron por iniciar el tratamiento con metotrexato.

En resumen, los nuevos criterios de clasificación de ACR/EULAR para la AR presentan un nuevo enfoque con énfasis en la identificación específica de pacientes con una duración relativamente corta de los síntomas que pueden beneficiarse con la indicación de FARME al comienzo de la enfermedad o participar en ensayos clínicos de nuevos agentes terapéuticos que pueden detener el desarrollo de la enfermedad, la que actualmente satisface los criterios del ACR de 1.987.

♦ Traducción y resumen objetivo: Dra. Marta Papponetti. Esp. Medicina Interna

FUENTE: INTRAMED
Ver perfil del usuarioBuscar todos los mensajes de goranEnviar mensaje privado
Tocilizumab en el tratamiento de la artritis idiopática j.
goran
Administrador/a
Administrador/a

Registrado: 14 Abr 2008
Mensajes: 445
Responder citando
Investigadores del Hospital La Fe demuestran la alta efectividad de Tocilizumab en el tratamiento de la artritis idiopática juvenil sistémica

El 85% de los niños tratados mostraron una mejoría del 30% en signos y síntomas de artritis idiopática juvenil sistémica

- Los resultados del estudio TENDER se presentaron en el XVII Congreso de la Sociedad Europea de Reumatología Pediátrica


Valencia, septiembre de 2010.- Investigadores y especialistas del Instituto de Investigación Sanitaria del Hospital Universitari i Politècnic La Fe (Valencia) han presentado un ensayo clínico que mide la eficacia de Tocilizumab (RoACTEMRA®) en el tratamiento de la artritis idiopática juvenil sistémica y en el que se concluye que el tratamiento con este fármaco mejora en un 30% los signos y síntomas de esta patología en el 85% de los casos tratados.

Estos resultados fueron expuestos por la doctora Inmaculada Calvo, investigadora del IIS Hospital La Fe y presidenta del XVII Congreso de la Sociedad Europea de Reumatología Pediátrica que se ha celebrado en Valencia.

La doctora Calvo ha explicado que “la variante sistémica tiene peor evolución que otras artritis, además de una mortalidad que alcanza el 20%, por lo que era fundamental desarrollar estudios y tratamientos que mejoraran la calidad de vida de los pacientes y sus familias”.

Tocilizumab inhibe la actividad de Interleuquina 6 (IL-6), citoquina que cumple un papel esencial en muchas de las manifestaciones de la AIJs. Su eficacia contra los síntomas de la AIJs prueba la función clave de IL-6 como mediadora de la inflamación articular y los efectos sistémicos de enfermedades inflamatorias crónicas.

Convivir con la discapacidad y el dolor

La Artritis Idiopática Juvenil afecta a 10.000 niños en España. Entre el 10 y el 20 por ciento de esos niños padece la variante sistémica. La AIJs se manifiesta clínicamente como una artritis crónica acompañada de fiebre intermitente, erupciones cutáneas, anemia, hepatomegalia y/o esplenomegalia, así como pericarditis y/o pleuritis.

La edad de presentación de la AIJs se halla entre los dieciocho meses y los dos años, pero la enfermedad puede persistir hasta la edad adulta. Su evolución es variable.

En los casos más graves, hasta dos tercios de los pacientes sufre artritis crónica y persistente, que en aproximadamente la mitad de ellos será en alto grado incapacitante.

“A mi consulta llegan bebés de 15, 18 meses, niños de 3 y 4 años; muchos de ellos padecen importantes secuelas derivadas de la enfermedad. Son niños que no pueden disfrutar de su condición de niños, tienen la movilidad reducida, sufren dolor, fiebre, anemia y, casi siempre, alteraciones emocionales. Afortunadamente, a la mayoría de ellos los controlamos enseguida, pero hay un grupo reducido para el que a día de hoy no existe tratamiento. Son los que padecen la forma más grave de artritis idiopática juvenil.”, destaca la doctora Calvo.

XVII Congreso de la Sociedad Europea de Reumatología Pediátrica

Valencia acogió por primera vez en España el XVII Congreso de la Sociedad Europea de Reumatología Pediátrica, en el que cerca de 800 reumatólogos se han dado cita para compartir la actualidad de enfermedades como la artritis, el lupus o la vasculitis en la infancia.

El doctor Michael Beresford, responsable del Grupo de Estudios Clínicos de Reumatología Pediátrica de la Universidad de Liverpool (Reino Unido), el doctor Fabrizio De Benedetti, director científico del IRCCS Ospedale Pediatrico Bambino Gesù en Roma (Italia) y el doctor Dan Kastner, director clínico del Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel (Estados Unidos), son algunos de los expertos que participaron en este encuentro de reconocido prestigio internacional.

Estudio TENDER

El estudio TENDER es un ensayo clínico internacional, realizado en aproximadamente 70 centros de 20 países. El objetivo del estudio era evaluar la seguridad a corto plazo y la eficacia de Tocilizumab contra los signos y síntomas de la AIJs frente a placebo, en 112 pacientes con enfermedad activa. El estudio también tenía como fin valorar la eficacia en las características sistémicas comunes de la AIJs, la reducción de corticosteroides, otras reducciones de fármacos concomitantes, la seguridad en la administración crónica y el uso de biomarcadores.

FUENTE: NOTICIAS MÉDICAS
Ver perfil del usuarioBuscar todos los mensajes de goranEnviar mensaje privado
Asoc. de pac. identifian las prioridades en la AR
goran
Administrador/a
Administrador/a

Registrado: 14 Abr 2008
Mensajes: 445
Responder citando
Asociaciones de pacientes de todo el mundo identifican los cambios prioritarios que mejorarían las vidas de las personas con Artritis Reumatoide.

- 29 asociaciones de pacientes de 25 países se han unido para crear el documento Artritis Reumatoide: Prioridades para el Cambio, con el objetivo de ofrecer las claves para mejorar el bienestar de las personas afectadas por esta enfermedad

- Prioridades para el Cambio es un documento que tiene como objetivo señalar los cambios prioritarios para que se haga una gestión más eficaz de la Artritis Reumatoide

- El documento pone de manifiesto la necesidad de un mayor conocimiento y comprensión del impacto de la AR, diagnóstico temprano, igualdad de acceso a los más altos estándares de tratamiento, buena disponibilidad de los servicios de apoyo integral y que las evaluaciones de los nuevos tratamientos incluyan no solo la perspectiva sanitaria si no también una perspectiva social de la enfermedad


Madrid, septiembre de 2010.- Representantes de asociaciones de pacientes de Artritis Reumatoide (AR) de todo el mundo manifiestan la necesidad de mejorar el manejo de esta enfermedad y una mayor comprensión del impacto y la carga de la AR. “Las personas con Artritis Reumatoide queremos llevar una vida independiente como miembros activos de la sociedad, para lo cual se necesitan abordar una serie de cambios” según Antonio Torralba presidente de ConArtritis.

Esta llamada a la acción, es el resultado de una serie de reuniones que han agrupado a 29 asociaciones de pacientes de 25 países para discutir, desde la perspectiva del paciente, las consecuencias que trae consigo un diagnóstico de Artritis Reumatoide, su impacto en las actividades diarias y el futuro de las personas que viven con esta enfermedad. Como resultado, han elaborado el documento Artritis Reumatoide: Prioridades para el Cambio, que , esperan contribuya a la mejora del bienestar de las personas afectadas por la Artritis Reumatoide.

Artritis Reumatoide: Prioridades para el Cambio es un documento único que centra la atención en los cambios necesarios para una gestión más eficaz de la Artritis Reumatoide:

- Mejorar el conocimiento y comprensión del impacto y la carga de la AR.

- Agilizar el tiempo de diagnóstico de la Artritis Reumatoide.

- Acceso a los más altos estándares de tratamiento en condiciones de igualdad.

- Servicios de apoyo integral.

- Incluir la perspectiva social de la enfermedad en las evaluaciones de los medicamentos.

“La Artritis Reumatoide es una enfermedad muy compleja, que no sólo afecta a las articulaciones, sino que lleva asociados una incapacidad progresiva y una serie de síntomas adicionales, tales como fatiga, enfermedad cardíaca y osteoporosis. Las personas con Artritis Reumatoide no siempre somos conscientes del alcance de la enfermedad y podemos tener dificultades para comentar con los profesionales de la salud como se ven afectadas todas las facetas de nuestra vida”, afirma Antonio Torralba, “Por otra parte el documento resalta otros aspectos importantes relativos al papel de los cuidadores, y la situación de empleo de las personas con Artritis Reumatoide, la necesidad de programas de educación y autocuidado y la atención por parte de equipos multidisciplinares”.

Iniciativas, como Prioridades para el Cambio, ayudan a comprender mejor la Artritis Reumatoide, con el fin último de impulsar los cambios necesarios para mejorar la gestión y la calidad de vida de las personas que viven con Artritis Reumatoide”, añade Torralba. “Por poner un ejemplo, ponemos de manifiesto que un diagnóstico rápido, antes de que se produzca un deterioro articular irreversible y el acceso a los tratamientos adecuados, incluyendo los más innovadores, son fundamentales en el manejo eficaz de la enfermedad”.

Actualmente hay casi dos millones de personas que viven con Artritis Reumatoide en Europa , cerca de 250.000 en España. La Artritis Reumatoide tiene un impacto significativo en la calidad de vida de los pacientes y afecta a la capacidad para realizar tareas y actividades esenciales para la vida diaria en mayor medida que muchas otras enfermedades crónicas [1].

Aunque existe una amplia gama de tratamientos disponibles para manejar la Artritis Reumatoide, el acceso a éstos, y en particular a los tratamientos biológicos, puede variar considerablemente según la situación geográfica del paciente. Además, las limitaciones en infraestructura sanitaria y el reducido número de especialistas puede conducir a que se alargue el tiempo hasta el diagnóstico y los intervalos para hacer un seguimiento y monitorización de los pacientes, más allá de lo recomendado [2].

Elaboración del documento

En la elaboración del documento estuvo presente, como representante español, la Coordinadora Nacional de Artritis (ConArtritis) junto a asociaciones de pacientes de Austria, Bélgica, Brasil, Bulgaria, Creta, República Checa, Dinamarca, Estonia, Francia, Irlanda, Israel, Italia, Lituania, México, Nueva Zelanda, Polonia, Portugal, Rumania, Serbia, Eslovaquia, Sudáfrica, Suecia, Turquía y Emiratos Árabes.

Este trabajo fue financiado mediante una beca sin restricciones de Hoffmann-La Roche.

Acerca de la Artritis Reumatoide

La Artritis Reumatoide es una enfermedad autoinmune, sistémica, crónica e incapacitante que se caracteriza por la inflamación de la membrana que rodea las articulaciones. Esta inflamación produce dolor, rigidez e hinchazón, lo que puede derivar en la destrucción irreversible de las articulaciones.

La AR afecta sobre todo a adultos jóvenes en plena etapa productiva, con edades comprendidas entre los 25 y los 55 años. Muchas de estas personas se ven obligadas a abandonar su vida profesional y a modificar su vida personal y social a causa de la incapacidad progresiva que provoca la enfermedad.

Acerca de ConArtritis

La Coordinadora Nacional de Artritis (ConArtritis) es una asociación sin ánimo de lucro que engloba a 18 asociaciones de pacientes con Artritis Reumatoide en toda España. Desde su constitución en 2004, ConArtritis centra sus labores en ofrecer tanto información como apoyo a las personas que padecen esta enfermedad, así como en difundir tanto sus ideas, como necesidades y opiniones.

[1] Kobelt G. & Kastang F. Access to innovative treatments in rheumatoid arthritis in Europe. A report prepared for the European Federation of Pharmaceutical Industry Associations (EFPIA). Octubre 2009.

[2] Miltenburger C. et al. A survey of barriers to treatment access in Germany, Italy, Spain and the UK.

FUENTE: NOTICIASMÉDICAS.ES
Ver perfil del usuarioBuscar todos los mensajes de goranEnviar mensaje privado
La intervención temprana en la AR
goran
Administrador/a
Administrador/a

Registrado: 14 Abr 2008
Mensajes: 445
Responder citando
La intervención temprana en Artritis Reumatoide, clave para evitar la discapacidad

1 de octubre, Día Nacional de la Artritis Reumatoide.


- Alrededor de 70.000 personas con AR, un 35% del total de afectados, presentan un grado de discapacidad que les impide la actividad laboral

- Evidencias científicas sugieren que la intervención temprana en AR evita el rápido deterioro que produce la enfermedad


Madrid, Septiembre de 2010.- La Artritis Reumatoide (AR) es una enfermedad inflamatoria que afecta a las articulaciones, dañándolas, y produce un intenso dolor. La patología evoluciona y provoca incapacidad, lo que conlleva la dependencia del paciente. Una situación que hasta hace pocos años era irremediable actualmente se puede evitar gracias a los tratamientos disponibles.




Los reumatólogos insisten en la importancia de una intervención temprana encaminada a maximizar la calidad de vida relacionada con la salud mediante: el control de síntomas, la prevención del daño estructural, la normalización de las actividades y la participación social.




“La aparición de los tratamientos biológicos supuso que pudiésemos contar con un arma que permite frenar el deterioro de las articulaciones; sin embargo, la clave para obtener su máximo beneficio radica en un diagnóstico e intervención temprana”, afirma Eduardo Úcar, presidente de la Sociedad Española de Reumatología. Si tenemos en cuenta que las mayores erosiones se producen durante los dos primeros años de la enfermedad, “tenemos una ventana de oportunidades para lograr cambiar radicalmente la vida del paciente con AR tal y como la conocemos actualmente”.




Marisa Balado, miembro de la Coordinadora Nacional de Artritis (ConArtritis), recuerda que “actualmente la calidad de vida de una persona afectada por Artritis Reumatoide no tiene nada que ver con la de hace unas décadas, cuando te veías en una situación de peregrinaje de especialista en especialista hasta dar con lo que te ocurría y encontrabas un tratamiento”. Que esa situación no se de en la actualidad es consecuencia de dos elementos clave: la mejor información del paciente para convivir con su enfermedad y la mejora de los tratamientos disponibles. “Actualmente el paciente juega un papel más activo y quiere tomar decisiones en el manejo de la enfermedad y sus consecuencias”, asegura Marisa Balado, que recuerda que “la adaptación a la enfermedad es fundamental para la mejora de la calidad de vida”.

Proyecto Salud y Trabajo

Salud y Trabajo se enmarca en la iniciativa europea Fit For Work, que tiene como objetivo analizar el impacto de las ER y contribuir a la mejora de la productividad y la calidad de vida. Salud y Trabajo cuenta con la colaboración de la Fundación Abbott y la Fundación Ramón Areces, y con el aval de la Sociedad Española de Reumatología (SER) y el Foro Español de Pacientes.

Salud y Trabajo realiza estudios y actividades orientadas a concienciar a los diferentes agentes del sistema sanitario y a la población general sobre el impacto de las enfermedades reumáticas en los pacientes y en su entorno inmediato.

FUENTE: NOTICIASMÉDICAS.ES
Ver perfil del usuarioBuscar todos los mensajes de goranEnviar mensaje privado
Debate en el Parlamento Europeo sobre la AR
goran
Administrador/a
Administrador/a

Registrado: 14 Abr 2008
Mensajes: 445
Responder citando
El Parlamento Europeo acoge un debate centrado en la necesidad de una gestión más eficaz de la Artritis Reumatoide.

Actualmente hay casi dos millones de personas que viven con Artritis Reumatoide en Europa , cerca de 250.000 en España.



- Asociaciones de pacientes de todo el mundo manifiestan, mediante el documento “Artritis Reumatoide: Prioridades para el Cambio”, la necesidad de mejorar el manejo de la enfermedad y una mayor compresión de su impacto.

- Miembros del Parlamento Europeo y asociaciones de pacientes abordan los cambios prioritarios que mejorarían las vidas de las personas con Artritis Reumatoide.

- Una representante de la Coordinadora Nacional de Artritis expondrá en la conferencia el éxito de la difusión de este documento “Prioridades para el Cambio” en España.

- La Artritis Reumatoide tiene un impacto significativo en la calidad de vida de los pacientes y afecta a la capacidad para realizar tareas y actividades esenciales para la vida diaria en mayor medida que muchas otras enfermedades crónicas.




Madrid, mayo de 2011.- El Parlamento Europeo acoge una conferencia, centrada en analizar y debatir cómo avanzar en el manejo eficaz de la Artritis Reumatoide para mejorar las vidas de los pacientes que la padecen.

En el marco de dicho acto, Miembros del Parlamento Europeo y asociaciones de pacientes han debatido y analizado los cambios que habría que abordar para mejorar la gestión de la Artritis Reumatoide, los cuales se encuentran recogidas en el documento “Artritis Reumatoide: Prioridades para el Cambio”, elaborado por 29 asociaciones de pacientes de 25 países y que ahora adquiere una dimensión europea.

Los cambios prioritarios identificados han sido; la necesidad de un mayor conocimiento y comprensión del impacto de la Artritis Reumatoide; un diagnóstico temprano y preciso; igualdad de acceso a los más altos estándares de tratamiento; buena disponibilidad de los servicios de apoyo integral y que las evaluaciones de los nuevos tratamientos incluyan, no solo la perspectiva sanitaria, si no también una perspectiva social de la enfermedad.

“La dimensión europea que adquiere el proyecto es esencial para que se valore tanto la carga que supone la Artritis Reumatoide para el paciente y su familia como para la sociedad y nos da fuerza para pedir los cambios necesarios que puedan mejorar sustancialmente la calidad de vida y la funcionalidad de los pacientes afectados por la Artritis Reumatoide”, afirma Antonio Torralba, presidente de la Coordinadora Nacional de Artritis (ConArtritis). Una representante de dicha asociación expondrá en la conferencia el éxito de la difusión de este documento “Prioridades para el Cambio” en España.





La Artritis Reumatoide en Europa.

La Artritis Reumatoide es una enfermedad autoinmune, discapacitante, que afecta a casi dos millones de personas en Europa, afecta principalmente a adultos jóvenes entre los 25 y los 55 años en plena etapa productiva, con un gran impacto en su capacidad para realizar tareas esenciales.

Aunque existe una amplia gama de tratamientos disponibles para manejar la Artritis Reumatoide, el acceso a éstos, y en particular a los tratamientos biológicos, puede variar considerablemente según la situación geográfica del paciente. Además, las limitaciones en infraestructura sanitaria y el reducido número de especialistas puede conducir a que se alargue el tiempo hasta el diagnóstico y los intervalos para hacer un seguimiento y monitorización de los pacientes, más allá de lo recomendado.(2)

Pese a la incidencia y gravedad de la enfermedad, el conocimiento público de la Artritis Reumatoide es escaso y los sistemas sanitarios de los distintos países europeos dan poca prioridad a esta patología. Por ello, “Artritis Reumatoide, Prioridades para el Cambio” tiene como objetivo generar un conocimiento más profundo de la Artritis Reumatoide a todos los sectores de la sociedad, haciendo especial hincapié sobre los responsables políticos para que tomen medidas que permitan un Diagnóstico temprano, y rápido acceso a los nuevos tratamientos para la Artritis Reumatoide en todos los Estados Miembros, además de la necesidad de políticas sociales, que tengan en cuenta las barreras y dificultades por las que atraviesa un paciente con Artritis Reumatoide en su día a día.





Elaboración del documento Artritis Reumatoide: Prioridades para el Cambio.

En la elaboración del documento estuvo presente, como representante español, la Coordinadora Nacional de Artritis (ConArtritis) junto a asociaciones de pacientes de Austria, Bélgica, Brasil, Bulgaria, Creta, República Checa, Dinamarca, Estonia, Francia, Irlanda, Israel, Italia, Lituania, México, Nueva Zelanda, Polonia, Portugal, Rumania, Serbia, Eslovaquia, Sudáfrica, Suecia, Turquía y Emiratos Árabes.

Este trabajo fue financiado mediante una beca sin restricciones de Hoffmann-La Roche.







Acerca de ConArtritis.

La Coordinadora Nacional de Artritis (ConArtritis) es una asociación sin ánimo de lucro que engloba a 18 asociaciones de pacientes con Artritis Reumatoide en toda España. Desde su constitución en 2004, ConArtritis centra sus labores en ofrecer tanto información como apoyo a las personas que padecen esta enfermedad, así como en difundir tanto sus ideas, como necesidades y opiniones.

Fuente: NOTICIASMÉDICAS.ES
Ver perfil del usuarioBuscar todos los mensajes de goranEnviar mensaje privado
Artritis y artrosis
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
Todas las horas están en GMT + 2 Horas  
Página 2 de 2  

  
  
 Responder al Tema  
Powered by phpBB © phpBB Group
Design by phpBBStyles.com | Styles Database.
Content © - Asociación Española de la Enfermedad de Behcet -